Las láminas galvanizadas obtienen su nombre del proceso al que son sometidas. Este consta de un proceso de inmersión en caliente que las cubre de una zapa de zinc con el cual se busca evitar lo más posible su corrosión. A este proceso se le llama, galvanizado, de ahí el nombre de la lámina.

Las láminas galvanizadas, como las de otros materiales, presentan ventajas particulares que las pueden hacer ideal para diferentes proyectos y usos; siendo algunos de los más comunes la construcción de naves industriales, bodegas, en muros divisorios y más.



¿Quieres conocer las ventajas de la lámina galvanizada? Aquí te las presentamos:

  • Son muy resistentes a la corrosión por exposición al agua u oxígeno.
  • Se pueden usar en una gran cantidad de superficies gracias a su versatilidad.
  • Se pueden encontrar en medidas preestablecidas que se adaptan a tus necesidades, también es posible mandarlas a fabricar.
  • Reduce costos en la construcción.
  • Son excelentes para dotar a los espacios de una estética muy agradable ya que poseen un color brillante que reluce con facilidad.

Es así que las ventajas de la lámina galvanizada la colocan como una excelente opción para tus proyectos. Si deseas realizar una cotización de este material, puedes ponerte en contacto con nosotros.